sábado, 31 de diciembre de 2016

Brindemos...



Otro año más llegamos a este día en que toca hacer memoria… Echar la vista atrás y  darnos cuenta de que, este año, ha sido duro pero también dulce, ha sido fuerte y frágil; ha sido una colección de aventuras, certezas, miedos y finales. Pero, también, ha sido  principios, “principios de incertidumbre” que diría aquel, principios  que nos han llevado a lugares a los que no esperábamos  llegar, nunca, jamás. Viajes que nos alejan de lo que, en un principio, queríamos —y creíamos— ser y ya nunca seremos.
Brindemos porque, seguro, ha habido cosas que nos han destrozado por dentro y otras tantas que nos han reconstruido.
Brindemos por las metas: las pasadas, porque las hemos sabido superar, y las futuras, porque serán las culpables de que sigamos soñando.
Brindemos por quien hemos  encontrado en el camino. Por los que se han quedado y han querido continuar con nosotros este viaje. Y, también, por los que se han ido en busca de caminos nuevos por los que continuar su vida.
Brindemos por los que han tenido confianza en nosotros, por los que han pensado que podíamos hacerlo y han acabado por demostrarnos que tenían razón. No es fácil mirarse al espejo sin salir huyendo del reflejo que nos devuelve pero, a veces, alguien viene y, con todo el cariño del que es capaz, nos demuestra quiénes somos y qué podemos llegar a ser.
Brindemos por quienes van por la vida a corazón abierto y por quienes viven encerrados en su coraza, porque, a su manera, nos quieren y, a su manera, nos lo demuestran.
Brindemos por los malos momentos, si, por los malos, porque de ellos y con ellos también se aprende.
Brindemos por este 2016 que se nos escapa de las manos… Porque ha sido maravilloso y triste,  magnífico y malvado, impresionante y decepcionante… Pero, gracias a todas esas sensaciones contradictorias, nos hemos convertido en lo que somos y en lo que vamos a ser a partir de ahora.
Brindemos por los trescientos sesenta y cinco días que tenemos por delante, llenos de cosas nuevas, de sorpresas, de tropiezos, de gentes que llegarán y de otras que se irán. De vida, de vidas. De manos que siempre andarán cerca para recogernos. De voces, de “mis voces”, que son capaces de llevarnos más allá de un puñado de simples letras en un papel.
Brindo con vosotros y por vosotros, porque bien sabéis que os deseo lo mejor. Porque sigáis ahí, dedicando un minuto de vuestro tiempo a mis criaturas, hambrientas de que alguien les preste atención, las acoja y las dé cariño, de que alguien las roce y les insufle vida, de que alguien les dé voz y les convierta en realidad.
Y, por último, brindo por todas las oportunidades que vendrán, porque sepamos verlas a tiempo y no dejemos escapar ni uno solo de los trenes que se crucen en nuestro camino.

¡Demos el último trago a la salud de este 2016 y levantemos la copa para recibir al 2017!

sábado, 24 de diciembre de 2016

Por Navidad... un cuento con voz propia

Llegadas estas fechas y arrasadas —o arrastradas— por el espíritu navideño, mis criaturas y yo queremos haceros un regalo. Y qué mejor que un cuento “Con voz propia”, con dos voces propias, la de David Berzal y Joël Mulachs.
A veces —y por pura casualidad—, la vida te lleva a tropezar con alguien que consigue llamar tu atención con un simple “hola”. Eso fue lo que me sucedió cuando conocí a David Berzal, en mitad del ruido de una estación de tren, despertando mi curiosidad y el interés de una de mis criaturas que, de alguna manera, supo que esa era la voz que andaba buscando.
La actriz que lo acompaña es Joël Mulachs, habitual a la hora de doblar a Scarlett Johansson y voz corporativa de La Sexta.
Y con todos estos ingredientes, con esta colección de grandes y pequeños detalles, se ha creado este cuento de Navidad, con el sabor clásico de mis textos y la locura propia de mis criaturas, destilada gota a gota gracias a la interpretación de “mis nuevas voces”.
Gracias, Joël, por buscarle todas las vueltas y sacarle brillo al texto.
Y gracias, David, por este regalo, por confiar en mi intuición, por dejarte llevar por la historia, poniéndole voz y pasión a este tipo desencantado pero, en el fondo, real, descarnado y sincero.
Aquí os lo dejo. Desenvolved con calma este clásico Cuento de Cat, este atípico cuento de Navidad.